La salud en Arganda

Todos sabemos que es la Comunidad de Madrid quien asume el  control de todo el ámbito sanitario dentro de su territorio, sea éste público o privado. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid es quien ostenta  la función de Autoridad Sanitaria.

El Hospital Universitario del Sureste, en Arganda del Rey, abrió sus puertas para ofrecer servicios sanitarios a los pacientes del municipio y alrededores. A fecha de hoy, el centro sanitario está desbordado, hay graves carencias de prestaciones y calidad asistencial. La ciudadanía de Arganda necesita acabar definitivamente con las derivaciones de pacientes, conseguir la atención sin desplazamientos a pacientes con patologías o actuaciones que hoy por hoy no se pueden atender en nuestro hospital. Debemos pedir la dotación de nuevos equipamientos sanitarios, la adecuación de recursos humanos y materiales para aumentar, garantizar  la cartera de servicios y una atención eficaz de nuestros profesionales.

Mención aparte requiere el caso de nuestros centros de salud: el concepto “necesidades de salud” se relaciona con el grado de salud-enfermedad que los usuarios potenciales de los servicios de salud experimentan, y está dado por la  relación entre las necesidades básicas del individuo (salud física) y las necesidades intermedias (nutrición, vivienda, ambiente, seguridad física, económica y en el trabajo, cuidado de la salud y educación), que a su vez están medidas y definidas por las condiciones sociopolíticas y culturales de cada población. Por lo tanto, este concepto tiene implicaciones importantes para establecer prioridades en la planificación y toma de decisiones en la provisión de servicios de salud. Existe una gran brecha entre las necesidades de salud de Arganda y los servicios otorgados. Arganda del Rey necesita dar coherencia a todo el sistema asistencial sanitario y de atención social.

El Ciudadano es el elemento central del sistema sanitario y de la atención primaria, ya que es el objeto y la razón de ser de las organizaciones sanitarias y, por ello, todas sus actividades deben ir encaminadas a satisfacer sus necesidades y demandas. Es necesario el promover una carta de derechos y deberes de la ciudadanía construida colectivamente y con participación de la ciudadanía y del sector sanitario.

Los servicios sociales han de tener una mayor integración entre hospital, atención primaria y los organismos municipales, potenciando la responsabilidad y capacidad de los trabajadores sociales de Atención Primaria, como próximos y conocedores de la realidad social de la población atendida. En mi opinión se debe  favorecer  la coordinación interinstitucional de los recursos socio-sanitarios relacionados con los centros de salud, residencias de mayores, centros de apoyo, servicios especiales de mediación, centros de día, etc., así como la coordinación de los profesionales de los centros de salud con los profesionales de Educación, con los equipos de Atención Temprana y con los equipos de Orientación Psicopedagógica de los centros educativos.

Las organizaciones sanitarias deben ayudar a que los pacientes adquieran más poder y capacidad para abordar los problemas dándoles más recursos, valorando y actuando a partir de su experiencia, involucrando a las personas en el diseño y funcionamiento de los servicios, fomentando su capacidad de elección de profesionales y centro, su participación en la toma de decisiones clínicas y su participación en la toma de decisiones en política sanitaria. Debemos promover y apoyar el control social sobre el desarrollo de los planes de salud, a través de la información periódica y transparente a los ciudadanos sobre necesidades en salud, recursos disponibles, oferta de servicios y resultados obtenidos.

En definitiva, Arganda necesita un centro multidisciplinar de atención al paciente cuya misión fundamental sea proteger de los  derechos del paciente, recabar  su opinión para lograr una mayor calidad y satisfacción en la asistencia que recibe, vigilar la protección de datos de carácter personal. Arganda requiere un servicio global que atienda, asesore e informe a los usuarios de los trámites administrativos relacionados con la prestación de su asistencia. Un centro donde se elaboren periódicamente campañas y estrategias de prevención de salud prioritarias así como procedimientos de seguimiento y evaluación y actualización de las mismas. Un centro donde se puedan gestionar cualquier tipo de queja, reclamación o sugerencia, consiguiendo una repuesta en tiempo y forma. Pero sobre todo donde se vele por el cumplimiento de los derechos de los pacientes.

Hay que luchar por conseguir una visión comunitaria de la asistencia y la coordinación y comunicación entre las diferentes administraciones implicadas en la atención socio-sanitaria, favoreciendo las capacidades de comunicación y divulgación entre los sectores sanitario y social, alcanzando compromisos conjuntos.  Colaborar en la participación de las asociaciones de enfermos y familiares en los programas de autocuidado. Necesitamos estimular la complementariedad de las acciones del sistema sanitario (atención primaria), instituciones (ayuntamiento) y organizaciones no gubernamentales que realizan actividades en los domicilios para lo que es clave la figura del trabajador social en atención primaria mejorando la conexión socio-sanitaria.

[su_row][su_column size=”1/2″]

Mª Jesús Hernández Romero

Candidata a la alcaldía de Arganda

[/su_column]
[su_column size=”1/2″]
DSC_0647 15x10 -2
[/su_column]
[/su_row]

"Trackback" Enlace desde tu web.