Arganda municipio sin circos de Animales

MOCIÓN QUE PRESENTA EL GRUPO MUNICIPAL ARGANDA ¡SI PUEDE! PARA DECLARAR ARGANDA MUNICIPIO LIBRE DE ESPECTÁCULOS CON ANIMALES EN CIRCOS.
Dª. MARIA JESUS HERNANDEZ ROMERO, Concejala del Grupo ARGANDA SI PUEDE del Ayuntamiento de ARGANDA DEL REY, presenta ante este Pleno Corporativo la siguiente moción:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Visita a nuestro municipio del Circo Quirós (Mayo 2015)


Cuando pensamos en diversión, generalmente pensamos en una situación en la que todos los que participan se ponen alegres y disfrutan de diferentes gracias. El contrato de diversión no es para ambas partes cuando en el medio hay seres explotados, maltratados, humillados, golpeados, mal alimentados y otro largo etcétera que sufren los animales en los circos, después de haber sido arrancados de su hábitat natural. Muchos de ellos nacieron en ese cautiverio, para ser convertidos en juguetes que a costa de su dolor deben hacer reír.
Los animales no son juguetes, sino seres vivos cuyo lugar es la naturaleza, es la reivindicación de innumerables asociaciones animalistas que está modificando conciencias. Entre ellas destacan el Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal (CACMA), PACMA, la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA), animanaturalis, Libera!, igualdad animal, ANDA, Born Free Foundation, FAADA y otras muchas.
Aunque los espectáculos de circo no sean aparentemente violentos, en realidad son una condena a cadena perpetua y trabajos forzados para los animales, cuyas vidas se convierten en una auténtica tortura (entre otras barbaridades se les extirpan de garras y dientes) tanto fuera como arriba del escenario, pasan la mayor parte del tiempo de sus vidas encerrados en jaulas, incluso encadenados.
Según el informe de infocircos “Los animales salvajes en los circos. La situación en España”, este ritmo de vida supone a los animales un grave estrés que conlleva consecuencias nefastas para su salud, algo a lo cual su organismo no siempre se puede adaptar. Este tipo de vida les impide desarrollar sus comportamientos naturales, lo cual les provoca un gran sufrimiento tanto físico como psicológico, y les genera una confusión que en muchas ocasiones deriva en trastornos y comportamientos anormales. En escena vemos el resultado de un adiestramiento estricto y cruel, porque los animales deben comportarse de una manera completamente desnaturalizada, realizando actividades impropias para su especie e inclusive dolorosas para su fisiología.

Algo tan insólito como felinos saltando entre aros de fuego (lo cual les causa auténtico pavor, ya que su instinto les hace alejarse del fuego) sólo se ha podido lograr porque se les ha sometido a un adiestramiento basado en el castigo y la coacción. En caso de que los animales no realicen los ejercicios a los cuales se les obliga, se toman medidas como la privación de agua y alimentos y, muy a menudo, se recurre a la violencia, usando látigos y otros objetos para golpearles.
El público de estos espectáculos en su gran mayoría, son niños y niñas que desconocen los maltratos que existen detrás de estos tipos de circos. Si bien se sienten atraídos por poder observar en vivo a estos animales, el adulto ha de ser consciente del sufrimiento que estos espectáculos implican y en todo caso es responsabilidad de las administraciones públicas velar porque ciertos espectáculos no existan.

El circo es un espectáculo dirigido a un público infantil, pero los circos con animales siguen mostrándolos como las exhibiciones de monstruos propios del siglo pasado. Afortunadamente nuestra comprensión del planeta y de los animales con quienes lo compartimos ha evolucionado y esta evolución debe reflejarse en todo lo que hacemos, ¿Cómo podemos inculcar el respeto hacia la naturaleza, cuando mostramos a los niños animales salvajes alejados de su medio y permanentemente confinados en pequeños recintos? ¿Cómo pretendemos educarles acerca de los animales si no se les permite comportarse normalmente, y se les fuerza unas posturas antinaturales? ¿Cómo podemos hablar de protección, cuando estos espectáculos muestran como normal tratar a los animales como objetos, sin que tengan opción alguna a la libertad?.
Es evidente que el respeto por el medio ambiente y la naturaleza comporta también el respeto a los otros seres con los que compartimos el Planeta y que los circos con animales salvajes no ofrecen una educación medioambiental apropiada promoviendo una visión tergiversada y falsa de los animales resultando incluso del todo antipedagógico para los niños, que es el público mayoritario de estos espectáculos.
La exhibición de animales en el circo está prohibida por Ley en países como Canadá, Suecia, Dinamarca, Bolivia, Austria, Perú y Grecia. Según la lista de ciudades éticas de Infocircos.org, en la actualidad en aproximadamente 181 municipios españoles se han declarado libres de espectáculos con animales en circos. Y concretamente en la Comunidad de Madrid:
Alcobendas
Alcorcón
Ciempozuelos
Colmenarejo
Fuenlabrada
Paracuellos del Jarama
Parla
Pinto
Rivas
San Fernando de Henares
San Martín de la Vega
San Sebastián de los Reyes
Torrejón de la Calzada

Suponemos que el Ayuntamiento de ARGANDA DEL REY no pretende fomentar, ni directa ni indirectamente, esta crueldad injustificada y que, si se viene permitiendo la instalación de circos con animales, es por la falta de información de lo acontece detrás de estos espectáculos.
Nos gustaría que nuestro municipio se uniera a la larga lista de localidades españolas que se han declarado libres de estos espectáculos modificando la normativa para no acoger más estas instalaciones. Hoy en día, casi son más los circos que no utilizan animales, que los que si lo hacen, por lo que la demanda de estos espectáculos por la ciudadanía, especialmente por el público infantil, no quedaría mermada.

Los Ayuntamientos no podemos garantizar el bienestar de los animales y la seguridad para los asistentes a estos espectáculos itinerantes, debido a la inexistencia de protocolos y regulaciones aplicables a estas actividades, como así lo aseguran la Federación Europea de Veterinarios (FVE) y la Federación de Biólogos Europeos. Por ello -y por la creciente concienciación social que rechaza cada día más el sufrimiento de los animales para nuestra diversión u ocio- instamos a la corporación local a que incluya la propuesta de prohibición de circos con animales, presentada por los grupos parlamentarios de PSM-PSOE y Podemos Comunidad de Madrid en el proceso de enmiendas de la nueva Ley de Protección animal.
Posición Federación Veterinarios Europeos:
https://drive.google.com/file/d/0B8TFyTd6sZKPeUliby0wRmNkZkU/view?usp=sharing

Dejar constancia de nuestro posicionamiento de no autorizar la instalación de circos con animales en el municipio a partir de la aprobación de esta moción en pleno.
Las bases legales que argumentan nuestra demanda son las siguientes:
En primer lugar, nos gustaría remitirnos al Tratado Europeo de Amsterdam, de 1997, en el cual “se reconoce a los animales vertebrados como seres dotados de sensibilidad, no sólo física, sino también psíquica, que pueden sentir.
El Tratado de Lisboa de 2007 establece en su artículo 13 que: “en la formulación y ejecución de sus políticas, la Unión y los Estados Miembros, tendrán plenamente en cuenta las exigencias del bienestar de los animales dado que La Organización Mundial de Sanidad Animal adoptó en el año 2004 las llamadas “Cinco Libertades” que reconocen que los animales tienen unos requisitos inherentes y se les debe proveer de un ambiente apropiado, una dieta adecuada, oportunidades para expresar comportamientos naturales, protección del miedo y los estados angustiosos y protección del dolor, daños o enfermedades. La tenencia responsable deberá asegurar al animal, por tanto, dichas cinco libertades: “libre de hambre y sed, con una dieta que mantenga su salud; libre de incomodidades, con un medio adecuado para su estancia; inmunidad contra las enfermedades transmisibles al hombre o a los animales, asistencia sanitaria y otras exigencias para su bienestar; además el animal deberá ser registrado ante la Comisión Honoraria de Bienestar Animal.”
En nuestro Código Penal, en el artículo 337.1, se indica lo siguiente: “Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio, o comercio que tenga relación con animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a: a) un animal doméstico o amansado; b) un animal de los que habitualmente están domesticados; c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano; d) cualquier animal.
Del mismo modo, queremos hacer referencia a la Ley de protección de los animales en la Comunidad Autónoma de Madrid, que prohíbe expresamente “maltratar a los animales o someterlos a cualquier práctica que les pueda producir sufrimientos o daños injustificados”, “mantenerlos en instalaciones inadecuadas desde el punto de vista higiénico-sanitario”
Teniendo en cuenta que todos los animales, sean de la especie que sean, tienen derecho a ser respetados, no deben ser víctimas de maltratos, esfuerzos desmedidos, ni ser sujetos a actos crueles que impliquen sufrimiento o les causen daños, estados de ansiedad o miedo, queremos incidir en las condiciones precarias en las que viven los animales en los circos y el trato que reciben en ellos:
Son sometidos a largos y continuos transportes en condiciones totalmente inadecuadas, en remolques de camiones que no satisfacen sus necesidades físicas, psíquicas y sociales más básicas, y muchas veces sin cobijo apropiado de las adversidades medioambientales.
El cautiverio y privación de libertad (los mantienen atados, enjaulados o encadenados la mayor parte de su vida) les provoca un intenso sufrimiento psicológico al no poder desarrollar sus instintos naturales, que se mantienen intactos en los animales salvajes aun habiendo nacido en cautividad
Su entrenamiento, normalmente basado en la violencia (golpes, latigazos, descargas eléctricas, privación de comida) les fuerza a realizar comportamientos totalmente antinaturales para su especie y contrarios a su propia etología, que llegan a causarles graves problemas tanto físicos (lesiones, enfermedades, corta esperanza de vida)
Estos espectáculos carecen de valor educativo. No proveen valor didáctico alguno, pues conllevan que el público infantil contemple una versión tergiversada de los animales: fuera de su hábitat, en un entorno totalmente artificial y forzados a realizar comportamientos que les son totalmente impropios.
El mantenimiento de animales salvajes en circos no contribuye ni aporta un beneficio a la conservación de las especies.
La presencia de animales salvajes puede suponer un riesgo para la salud pública por la posible transmisión de enfermedades y un peligro potencial en caso de accidentes y fugas de los que se han dado numerosos ejemplos, algunos causando graves daños materiales y personales.
Por todos estos motivos, un creciente número de países de todo el mundo no permite ya la actuación de estos espectáculos en sus territorios. En España son más de 200 los municipios los que han prohibido la instalación de circos con animales
ARGANDA DEL REY debe unirse al listado de ciudades éticas y apostar por un circo espectáculo y creativo, dirigido a una educación en valores de nuestra infancia, donde el talento y la espectacularidad radiquen en las personas que trabajan en él. Circos españoles y de todo el mundo apuestan por una diversión sin crueldad animal, entre ellos destacan los más prestigiosos que no utilizan animales en sus exhibiciones, como el canadiense “Circo del Sol”.

Por todo ello, ARGANDA SI PUEDE presenta para su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento los siguientes acuerdos:

PRIMERO.- Que el Ayuntamiento de ARGANDA DEL REY no autorice los espectáculos de circo con animales.
SEGUNDO.- Manifestar el compromiso por parte de este Ayuntamiento con los principios éticos, sociales y medioambientales y con el respeto a no ocasionar sufrimiento a los animales.
TERCERO.- No permitir la entrada e instalación en esta localidad (tanto en terrenos privados como públicos) de animales de circos, aunque éstos no participen en espectáculos circenses.

En Arganda del Rey 18 de marzo de 2016

"Trackback" Enlace desde tu web.